Giancarlo Sala

El Chef.

Los problemas con las matemáticas fueron los que enviaron a Giancarlo Sala (26) por un tiempo a la casa de su tío, un exitoso ingeniero de sistemas que de seguro lograría que el muchacho aprobara el curso. Lo que nadie imaginó es que esta estadía se convertiría en el descubrimiento de una verdadera pasión, cuando por las noches el tío sibarita y su abnegado alumno dedicaban largas horas a preparar variadas exquisiteces. Giancarlo tenía solo 19 años cuando salió del Cordon Bleu y por un golpe de fortuna partió a Barcelona, donde llevó durante 7 meses cursos con Ferran Adria y sus discípulos.
Con 21 años volvió a Lima, sintió que era el momento de abrir algo propio y recurrió a sus abuelos. Giancarlo considera que fue una gran ventaja y un impulso muy importante en su carrera que ambos confiaran en él a pesar de su juventud. Con este apoyo abrió Akipa hace 5 años, creciendo aceleradamente en un corto tiempo.